¿Cuándo hay que cambiar los discos de freno de la bici?

Una de las ventajas de los frenos de disco es que no desgastan una de las partes más caras de la bici: las llantas. Sin embargo, sí que tendremos que cambiar de vez en cuando las pastillas de freno y los discos.

Afortunadamente, su vida útil suele ser bastante larga y los recambios son relativamente baratos.

¿Cómo saber si el disco está desgastado?

Por regla general, los discos de freno suelen durar tanto tiempo que la mayoría de la gente cambia antes la bici que los discos.

Además, no es posible dar una vida media en kilometraje, porque el desgaste varía en función del tipo disco utilizado, las pastillas, el peso, los hábitos de frenado, el terreno recorrido, las condiciones meteorológicas, la limpieza, etc.

Por ejemplo, si montas en zonas rodadoras y no tienes que frenar a menudo, puedes conservar los discos en buen estado aun con más 10 mil km.

Por eso los fabricantes proporcionan los espesores mínimos adecuados a partir de los cuales debemos cambiar el disco:

  • Shimano recomienda que sus discos de freno, que tienen un espesor inicial de 1,8 mm, se sustituyan cuando la superficie de frenado tenga una anchura menor a 1,5 mm.
  • Los discos de la marca Hope, que también tienen un espesor iniciar de 1,8 mm, deben reemplazarse cuando este se reduce a 1,4 mm.
  • Los discos SRAM suelen tener un grosor inicial de 1,85 mm, aunque algunos de sus discos de 140 mm tienen un grosor de 1,9 mm. En ambos casos, deben sustituirse cuando el espesor es menor de 1,55 mm.

Esta información suele venir escrita en el propio disco. Por ejemplo, en el disco Shimano de la imagen de abajo podemos apreciar que dice “Min.TH=1.5”.

freno-shimano-grosor-minimo
Información de espesor mínimo en un disco Shimano

Cuando ya conocemos el espesor mínimo recomendado por el fabricante, la forma más fácil de medirlo es con un micrómetro o con un calibrador (pie de rey). Si no tienes ninguno a mano, intenta pedírselo a un amigo. En el peor de los casos, puedes hacerte con uno por unos 10 euros.

medir-desgaste-disco-freno
Midiendo el grosor del área de frenado con un calibre

Por supuesto, también tendremos que cambiar el disco si la zona de frenado no es homogénea o si hay hendiduras o huecos.

¿Se puede apurar mucho más?

Los discos baratos valen entorno a los 10 € y los buenos empiezan desde los 20 €. Son un elemento de seguridad imprescindible y desde mi punto de vista no vale la pena correr el riesgo.

Además, revisar y cambiar los discos es algo que se suele olvidar con frecuencia, por eso, si sabes que tienes que cambiarlos, cámbialos lo antes posible.

¿Qué hacemos con un disco doblado?

Los discos de freno suelen doblarse con bastante frecuencia:

  • Al calentarse demasiado en bajadas fuertes y prolongadas.
  • Por golpes o choques.
  • Si tenemos mal alineadas las pinzas y las pastillas.
  • Si les aplicamos demasiada presión lateral. Por ejemplo, al meter la bici en el coche, los trastos encima y debajo pueden presionar el disco y doblarlo.

Notarás que la rueda se frena sola al girar o bien escucharás un ruido rítmico al ir montando.

En la mayoría de las ocasiones es posible enderezarlos utilizando una simple llave inglesa o con una herramienta especializada como la Park Tool DT-2. No es complicado, pero requiere de un poco de paciencia.

En otros casos, si el disco está demasiado doblado será imposible dejarlo totalmente alineado y tendremos que cambiarlo.

¿Cuándo hay que cambiar las pastillas de freno?

Las pastillas de freno van disminuyendo de espesor con el uso. Cuando les quede aproximadamente 1 mm de grosor, es el momento de cambiarlas.

Es mejor no apurarlas demasiado porque el soporte metálico de las pastillas podría llegar a tocar el disco de freno, estropeándolo antes de tiempo.

Deja un comentario